martes, octubre 24, 2006


Si solamente me tocaras el corazón,
Si solamente pusieras tu boca en mi corazón,
tu fina boca, tus dientes,
Si pusieras tu lengua roja allí donde mi corazón polvoriento golpea,
Si soplaras en mi corazón cerca del mar llorando,
sonaría con un ruido oscuro, con sonido a ruedas de tren con sueño,
como aguas vacilantes,
como el otoño en hojas,como sangre.

Con un ruido de llamas húmedas quemando el cielo,
sonando como sueños, o llamas, o lluvias,
o bocinas de puerto triste.

Si tu soplaras en mi corazón, cerca del mar,
Como un fantasma blanco al borde de la espuma,
en mitad del viento,
como un fantasma desencadenado a la orilla del mar llorando.

7 comentarios:

"Gordi Gay" dijo...

Dios niña… pero tu eres un manantial de sentimientos fluyentes ambulante. Saludos

nika dijo...

poner la boca en el corazón, ¡qué de milagros pueden lograrse con ese simple gesto!

hermoso lo que has escrito.

abrazo enorme

Gabrielus dijo...

Andrea pimpollo, no hay mejor cosa que mimar un corazón.
Y revivirlo, transformarlo en mucho más que un órgano vital. O más bien vital para el alma, capaz de resucitarnos en vida.
El corazón lo es todo y la casa del amor.
Besos muñeca!

khayo dijo...

como un rios de llamas humedas ".....

mucha intensidad
mucho sentimiento
mucha profundidad

estoy en la certeza de saber y ver adeas de entender de q esperas y vives la intensidad y la extrañeza de querer y amar ¡¡¡¡¡¡

dull dijo...

Veo torrentes de naufragio y mar salado,con barcos de rojo intenso...como sangre en los labios.
asi escribes.

Un saludote, pase a ver como te va.
:)

Anónimo dijo...

Dios mio que culo y que espalda mas perfecta. He visto la foto de espalda y me cautivo...ahora me imagino como deberia ser vista de enfrente...pepero30

Anónimo dijo...

Esto no tiene otro nombre:
DELITO DE PLAGIO.